LA FELICIDAD MASCULINA

La felicidad masculina se basa en gran parte en seguir un propósito que llene de sentido la vida.

Sin un propósito de vida consciente, el hombre debe adaptarse a los acontecimientos externos en lugar de provocarlos. Tarde o temprano, esto lleva a una vida cargada de  frustración y mediocridad.

Cuando no  conoces tu propósito vives una existencia debilitada e impotente. Sin coherencia en tus decisiones aquello que dices y haces no está alineado.

Al descubrir tu propósito, el verdadero secreto del éxito consiste en disciplinar tu vida para ponerte a su servicio, minimizando las distracciones y desviaciones a las que el mundo de hoy va a someterte.

Durante mucho tiempo creí que el mundo debía responder a todas mis expectativas. Llegaba a culpar a mi entorno y a la Sociedad por no darme las oportunidades que yo necesitaba, Las excusas me tenían atrapado. Si emprendía un camino y me encontraba con grandes obstáculos, rápidamente los abandonaba pensando que no eso no estaba hecho para mí, y así vivía frustrado y con una gran sensación de fracaso.

Hasta que pude darme cuenta de que en realidad el propósito no es una meta a lograr, sino un dirección que nos mantiene  atentos y conscientes.

Existen propósitos menores como el dinero o el reconocimiento, al obtenerlos pueden dejarte un claro sabor a decepción porque no tienen el potencial para transformarte.

En cambio existen otros propósitos más fuertes que si tienen el potencial de cambiarte por completo, como por ejemplo el crecimiento personal o el autoconocimiento. 

Los obstáculos en el camino se convierten entonces en señales que muestran las limitaciones de nuestro ego, aquello que nos sobra y que para cumplir con nuestro propósito deberemos desprendernos.

La autoindulgencia, la vanidad, la avaricia, la pereza o el miedo nos limitan y mantienen en aferrados a nuestro ego.

Al mirarlo de esta forma el propósito deja de ser un resultado que persigues obsesivamente para convertirse en un proceso que disfrutas y que te conecta  con tu presente.

La esencia masculina siempre está buscando alcanzar la libertad, sentirte liberado de las limitaciones que tu carácter le impone.

Para vivir esta esencia debes de estar dispuesto a ir más allá de tus miedos, de aquello que conoces.

Tradicionalmente en nuestra cultura siempre han existido mentores que tendían la mano a los hombres o le daban un empujón para que éste pudiera cumplir con su propósito.

Actualmente este acompañamiento es un servicio que realizamos algunos profesionales con formación en psicoterapia y  coaching.

Para ello utilizamos diversas técnicas (preguntas poderosas, reprogramación consciente, diálogo socrático, meditación profunda) que pueden ayudar a los hombres a conectar con su verdad e impulsarlos a niveles de libertad muy superiores.

1 Comment
  • Robert Nordstrom
    Posted at 11:23h, 04 noviembre Responder

    Nadie nos enseña en el colegio a descubrir nuestra vocación, tendría que ser materia esencial para todos los niños poder desarrollar sus talentos y no convertirse en adultos frustrados.

Post A Comment