LAS 3 CLAVES PARA EVITAR EL SÍNDROME DE LA CRISIS LABORAL

Seguro que alguna vez has escuchado alguna de estas frases:

“El trabajo dignifica”. “Cuando el trabajo es un placer la vida es bella. “El mejor remedio contra todos los males es el trabajo”.

Si el trabajo es la fuente de realización en un hombre, entonces, ¿Cómo es que la mayoría espera con impaciencia a que llegue el ansiado viernes? ¿Porqué para muchos la única motivación de ir a trabajar es recibir su nómina a fin de mes?

Puedes llegar a pensar que hoy en día las organizaciones no tienen como prioridad  la realización de las personas y seguramente estarás en lo cierto, al fin y al cabo están creadas para producir beneficios a sus dueños, pero,

¿Cambia saberlo tu situacíón actual?

Un hombre que no se realiza en su trabajo es probable que sienta que ha fracasado en la vida, Un hombre de este tipo puede que pague sus frustraciones diarias con la gente que tiene a su alrededor (pareja, hijos) o que trate de llenar ese vacío con alcohol, drogas o apuestas deportivas.

Son muchos los problemas de salud mental que evitaríamos en los hombres si estos tuvieran grandes propósitos que guiaran sus vidas.

Todos los días ayudo a hombres de este tipo y siempre les repito lo mismo: la solución está en tu crecimiento personal.

Estas fueron las 3 conclusiones decisivas que encontró Abraham Maslow (fundador de la psicología humanista) en su investigación sobre la motivación humana, cuando entrevistó a los hombres más felices y exitosos que encontró a su alrededor.

  1. Existe una tendencia innata  a desarrollar los propios talentos y potencialidades. Algo que él  denominó “autorrealización”
  2. Se trata de la necesidad psicológica más elevada en el ser humano.
  3. A través de su satisfacción encontramos un sentido coherente y válido en el desarrollo de cualquier trabajo o actividad.

La sociedad suele meternos miedo para que  no salgamos de  nuestra zona de confort: Hipotecas, letras de coche, préstamos y todo tipo de deudas que nos mantienen bien controlados.

Reconocer que estamos inmersos en una crisis laboral puede ser el primer paso para un cambio en nuestras vidas. Después de todo, solemos arriesgarnos cuando no tenemos nada que perder


Ahora te propongo que hagas un breve ejercicio.

Cierra los ojos, SI TÚ, allí dónde estés, ponte cómodo.

Respira profundo y visualízate en un nuevo estado, el estado futuro que realmente deseas, dónde ya no tienes que preocuparte de los pagos ni de las deudas. Un caudal de dinero fluye en tu vida.

Ahora date unos minutos para conectar profundamente con esa sensación de poder y libertad.

¿Qué deseas hacer con tu vida, ahora que por fin eres libre? 

¿Te ves a tí mismo haciendo lo que haces cada día, en el mismo trabajo?

Si no es así, puede que actualmente no te estés realizando en tu trabajo.

Acuérdate bien de esa imagen, no olvides que tu verdadero propósito es sentirte liberado y con poder.

Esa imagen será la brújula que podrá guiarte cuando te sientas desorientado.

¿Quieres que emprendamos juntos el viaje?

No Comments

Post A Comment